Inicio
Quienes Somos
El sector
Actividades
Normativa
Asociados
Asociación española de fabricantes de mobiliario urbano y parques infantiles

“El futuro está en la internacionalización, la innovación y la cooperación”

Javier Yoller (Vitoria-Gasteiz, 1965), licenciado en Ciencias Biológicas y Master in Business Administration, es director Gerente de YOR, empresa fabricante de juegos infantiles y mobiliario urbano. En InnovaSpain.com le entrevistamos en su condición de presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Mobiliario Urbano y Parques Infantiles (AFAMOUR), un colectivo que integra a más de 30 empresas del sector.

¿Cuál es la actividad que desarrolla AFAMOUR?

AFAMOUR es una asociación que defiende los intereses de los fabricantes españoles de parques infantiles y mobiliario urbano. Entre sus actividades destacan las relacionadas con la seguridad de los equipamientos de juego, a través de convenios con empresas certificadoras, su participación en los comités de normalización de AENOR y la formación en aspectos relacionados con la normativa de seguridad europea. También son importantes el fomento de la innovación (proyectos colaborativos con diseñadores como D’URBAN o el premio de diseño AFAMOUR) y el apoyo a la internacionalización de nuestras empresas, mediante misiones comerciales, participaciones agrupadas en ferias o programas de Brandex sectorial. En definitiva, nuestra labor es dar visibilidad y poner en valor al sector de los equipamientos para áreas de juego y entornos urbanos, tanto dentro como fuera de España.

¿Qué aspectos innovadores se han introducido en los últimos años en el equipamiento urbano?

Los aspectos innovadores son, sobre todo, tres. En primer lugar, la personalización y singularidad de los equipamientos, que huyen de la “urbanalización” de las ciudades. Y, además, unos equipamientos específicos para los usuarios, niños, jóvenes, tercera edad o incluso para los animales, teniendo en cuenta que el concepto de ‘Diseño Para Todos’ está ya muy arraigado en el mobiliario urbano.

En segundo lugar, el uso de materiales más respetuosos con el medio ambiente, con materiales reciclados o al menos optimizados, procesos de fabricación más eficientes y un diseño que incorpore el análisis medioambiental (ecodiseño). Y en tercer lugar, la incorporación de nuevas tecnologías, tanto en los juegos infantiles, con juegos interactivos, luminosas o sonoros, como en el mobiliario, que puede incluir paneles solares para cargar los móviles o asientos luminosos.

¿Estas tres grandes líneas de actuación en las tendencias actuales en equipamiento urbano deja la estética en un segundo plano?

La funcionalidad, la ergonomía, la estética, la resistencia, el fácil mantenimiento, son conceptos que van unidos de por sí al amueblamiento del espacio urbano. Pero ya no suponen un punto diferenciador para los diseñadores y empresas. El valor añadido de la singularidad, la universalidad, la sostenibilidad y la tecnología suponen nuevas líneas de innovación atractivas para el posicionamiento en el mercado.

Actúan sobre el espacio público. ¿Esto implica estar muy pendientes de las tendencias sociales de cada momento?

El equipamiento urbano es un sector en continua innovación debido a que se dirige a un prescriptor técnico que le exige siempre las últimas novedades. Por otra parte, el usuario es la sociedad en su término más amplio y se necesita una adaptación a las realidades sociales del momento, como son la preocupación por la integración de los discapacitados, el medio ambiente o las nuevas tecnologías.

Aunque hay que tener mucho en cuenta que la inversión en equipamiento urbano es para un tiempo prolongado y que no es posible re amueblar el entorno urbano cada poco tiempo, por lo que no es conveniente tampoco dejarse llevar por modas temporales y siempre hay que pensar en que aquello va a estar a la vista de los ciudadanos mucho tiempo.

 

¿Por dónde creen que irán las mejoras en el futuro en el sector?

A corto plazo, el sector está pasando un momento complicado en el mercado interior, por lo que las mejoras deben ir enfocadas al exterior. Con los criterios de mejora: personalización e integración, sostenibilidad y tecnología, y sobre todo con unos costes razonables. El futuro está en la internacionalización, la innovación y la cooperación interempresarial. Todas aquellas actividades que estén enfocadas a estas tres líneas de trabajo triunfarán, tarde o temprano.

¿Se puede conocer el nivel de desarrollo de un país paseando por sus calles y viendo su mobiliario urbano?

Sin duda. Un país con su “casa” bien amueblada, es un país que da una imagen desarrollada, moderna y cuidada. Un mobiliario urbano impersonal, deteriorado o vandalizado da una imagen insegura y pobre. Y no es necesario que todos su mobiliario sea de último diseño, ya que la buena conservación también dignifica al mobiliario tradicional que es un punto muy característico de los centros históricos de las ciudades.